Médicos Sin Fronteras

Financiación de 8 proyectos de intervención sanitaria y de emergencia entre 2010 y 2023 en Haití, Bolivia, Paraguay, República Centroafricana, países de África Occidental, países de Oriente Medio y Sudán del Sur.

MSB56278: parte de nuestras actividades se centran en atender a comunidades alejadas de los centros de salud y hospital ©Alexis Huguet/MSF

www.msf.es

Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria de carácter internacional, que aporta su ayuda a poblaciones en situación precaria y a víctimas de catástrofes de origen natural o humano, y de conflictos armados, sin ninguna discriminación por raza, religión o ideología política.

MSF ha merecido, entre otros, el Premio Prícipe de Asturias 1991 y el Premio Nobel de la Paz en 1999.

Acaecido el terremoto de Haití el 12 de enero de 2010, el Patronato de la Fundación aprueba una ayuda urgente, que decidimos canalizar a través de Médicos Sin Fronteras, por ser una organización que trabaja directamente sobre el terreno y ser de las primeras (si no la primera) organización occidental en llegar al lugar de la tragedia.

En 2011 la Fundación continuó apoyando a los damnificados del terremoto, cofinanciando el sostenimiento del Hospital Infantil Bicentenaire, en Puerto Príncipe.

Además, en 2011 y 2012 colaboramos con un proyecto de intervención en Cochabamba, Bolivia, de 3 años de duración, para la atención de 17.000 personas afectadas por la enfermedad del Mal de Chagas, afectación parasitaria endémica en Centroamérica y Sudamérica. En 2013 la Fundación Carmen Gandarias mantuvo el apoyo a este proyecto, habiendo aprobado una ayuda para luchar contra el Mal de Chagas en la región de Boquerón, Paraguay.

En 2014 la Fundación Carmen Gandarias centró su ayuda a MSF a través de un proyecto de intervención médico-humanitaria en la región de Batangafo, en República Centroafricana. Se trata de un país olvidado, cuya población sufre una situación de emergencia continua, con altas tasas de mortalidad y muy baja esperanza de vida. La población se encuentra en un estado de extrema vulnerabilidad, agravada por la malaria, desnutrición e incremento de la violencia. Médicos Sin Fronteras es, actualmente, la única garantía sanitaria existente para la población de República Centroafricana.

En 2015 la Fundación apoyó a MSF en su proyecto de lucha contra la epidemia de Ebola en Guinea Conakry, Liberia, y Sierra Leona, países en los que estuvo trabajando desde el inicio del brote epidémico de 2014 y 2015. Desde que éste comenzó, MSF atendió a 10.376 pacientes, de los que 5.226 fueron confirmados positivos de ébola y 2.475 sobrevivieron. MSF envió más de 1.200 toneladas de material y equipamiento para los 6 centros médicos que ha mantenido operativos en Africa occidental, con una capacidad de 600 camas. El presupuesto de MSF para tratar esta epidemia de ébola ha sido de 106 millones de euros en 2014 y 2015. 

Desde 2016 hasta 2018 nuestra ayuda a MSF se ha canalizado a tres proyectos desarrollados en Siria. Durante esos tres años la Fundación Carmen Gandarias ha ayudado a MSF a financiar su intervención médico-sanitaria en Siria, en el Hospital Al-Salamah, en la región de Alepo. Este Hospital atiende a una población de 130.000 personas y ofrece hospitalización, consultas externas, rehabilitación y servicios de salud mental. MSF es la única organización no gubernamental médico-humanitaria internacional presente en la región de Al-Salamah, cuya población sufre los estragos de 7 años de guerra civil.  En 2017 nuestro apoyo a los refugiados sirios fue a través de un programa de asistencia sanitaria de MSF a refugiados sirios en Jordania.

En 2019 y 2020 nuestra ayuda a MSF se ha dirigido a la ciudad de Malakal, en Sudán del Sur, para apoyar el programa de atención sanitaria a desplazados sudaneses. MSF está atendiendo a una población de 25.000 personas desplazadas con motivo del conflicto bélico que afecta a Sudán del Sur. Todas estas personas refugiadas viven en condiciones de precariedad extrema. Los dos centros médicos de MSF en la ciudad de Malakal cuentan con servicios de urgencias, hospitalización, atención especializada pediátrica y neonatal, desnutrición intensiva, salud mental, maternidad para partos y laboratorios de análisis clínicos. En el proyecto trabajan 263 sanitarios de MSF, 16 posiciones con personal internacional y 247 de personal sanitario local. 

En 2022 hemos vuelto a financiar las atividades de MSF en la República Centroafricana, concretamente, en la ciudad de Batangafo. MSF trabaja en República Centroafricana ininterrumpidamente desde 2005, 17 años seguidos de intervención, en varias localizaciones. Desarrollan intervenciones de emergencia, de salud primaria y secundaria, servicios especializados de maternidad y pediatría, tratamientos contra la malaria y vacunaciones, además de intervenir contra la malnutrición infantil. En el proyecto trabajan 255 profesionales de MSF (240 centroafricanos y 15 expatriados) con un presupuesto superior a 4 millones de euros en 2022. Se estima que el proyecto ha atendido directamente las necesidades sanitarias de 270.000 personas en 2022. 

En 2023 nuestro apoyo a MSF se ha dirigido a su intervención en Yemen, financiando la actividad sanitaria que MSF desarrolla en el Hospital de Abs, un centro sanitario de referencia para una pobación de más de 1 millón de habitantes del noroeste de Yemen, sin prácticamente otras opciones de acceso a servicios sanitarios que los recursos dispuestos por MSF. Este hospital, en el que trabajan más de 600 profesionales de MSF, está dotado con todo lo necesario para la cobertura de necesidades sanitarias de la población: atención de urgencias, hospitalización, cirugía, maternidad, nutrición, laboratorio, farmacia, ambulancias y clínicas móviles para desplazamientos fuera del centro sanitario.

FOTOS